Bipolar Thoughts…

and you think I'M the crazy one.

Desde los Escombros: mirada (no objetiva) al trabajo de base comunitaria del colectivo RescatArte en Rio Piedras — August 29, 2016

Desde los Escombros: mirada (no objetiva) al trabajo de base comunitaria del colectivo RescatArte en Rio Piedras

Desde los escombros:

Una mirada (no objetiva) al trabajo de organización de base comunitaria del colectivo RescatArte en Rio Piedras, Puerto Rico

 

Rio Piedras, espacio urbano experimento, adelantado a las épocas, atrasado ante la realidad material cotidiana, ese es mi lugar de origen. A pesar de no constutuir “un pueblo” desde hace muchos años, Rio Piedras contiene una historia rica en cultura, un movimiento migratorio histórico diverso y una vida nocturna efervescente. En este sector co-existe una serie de grupos diversos que incluye inmigrantes, estudiantes, personas sin hogar, trabajadores sexuales, veteranos de guerra, jubilados, comerciantes y artistas.

En Rio Piedras dos de cada tres familias viven bajo el nivel de pobreza, aproximadamente un 62% del total poblacional. Los niveles de desempleos en Rio Piedras superan los de San Juan, siendo un 19% versus el %13.7. En términos de empleos, Rio Piedras solo comprende un 3% del total de los empleos que hay en San Juan. A pesar de que Río Piedras ha jugado un rol importante en la historia de la transportación, educación y comercio Puertorriqueño y de que su valor está relacionado con su posición estratégica e historicidad este lugar presenta problemáticas significativas de disminución de densidad a través de los años, poca seguridad, hacinamiento y sub-utilización de la mayoría de las propiedades del sector, así como deterioro avanzado de las calles, aceras y viviendas abandonadas. La Universidad de Puerto Rico, recinto de Rio Piedras, atrae diariamente más de 20,000 personas entre estudiantes y empleados, pero durante la noche el área se torna desolada.

6779493584_b61b7f1301A pesar de que en 1995, la Asamblea Legislativa aprobó la Ley Especial para la Rehabilitación de Río Piedras, #75 mediante la cual la Junta de Planificación elaboró el Plan de Desarrollo Integral y Rehabilitación para la Zona de Planificación Especial de Río Piedras, el ocio, la pobreza y el desempleo que habita en las calles del olvidado casco urbano resultan en una serie de situaciones que complican la convivencia social. Asaltos, violaciones y drogadicción son la orden del día. De noche algunos rio-pedrences caminan con precaución o con miedo por las calles que frecuentemente son oscuras y solitarias. La ciudad universitaria, que florece entre libros y fotocopias durante el día, se convierte en una trampa para transeúntes, hospitalillos de droga y zona de trabajo sexual- poco seguro durante las noches.

La realidad del asunto es que en Rio Piedras hay muy pocas oportunidades de desarrollo positivo para los residentes. La carencia de seguridad se mezcla con la precariedad económica y el casco urbano olvidado resulta un lugar lejano de lo que pretenden forjar los lazos con la universidad, el interés social y económico.

Aun así se puede decir que Rio Piedras sigue vivo aunque muchos nos crean zombis. En las esquinas de mi pueblo hay efervescencia de masa, gentío de abrazos y risas, diversidad culinaria, arte de vanguardia y mucho movimiento positivo. Las razones de la invisibilidad de esa realidad “alternativa” podrían encontrarse en los postes fundidos de los callejones que acortan camino y agilizan el paso.

En términos de organización de base para estimular el cambio social en Puerto Rico incluir a Rio Piedras es clave. No son solo los universitarios quienes se ven marginados en esta parte del país. Se ve a diario como los demás residentes carecemos de oportunidades reales para que nuestra comunidad se desarrolle. Proyectos y metas se ven tronchados por la falta de unidad, el estigma social y las rencillas por bienes materiales. Las delimitaciones de áreas que pueden considerarse tan cercanas se convierten en distancias ilusorias imposibles de recorrer. Esto no solo es cierto para la metáfora de divisiones sociales sino que a niveles prácticos, dar la vuelta por el lado más largo resulta ser muchas veces, algo esencial para llegar a un destino muy cercano de manera segura.

Universitarios que han estudiado el tema coinciden en la necesidad de reorganizar el casco urbano de manera tal que sea un área segura, pedestre, limpia, iluminada y hasta divertida para los estudiantes, quienes al fin y al cabo, dan vida color y economía a esta zona. A mi parecer este sueño se convierte en utopía si no se estudia la realidad de la comunidad donde esta insertada esta gran institución educativa. La decadencia de la infraestructura causada por el olvido de una zona histórica, la corrupción y el abandono por parte del primer centro docente del país impiden llevar a cabo el mismo programa que presenta. La carencia de colaboración interagencial, la indiferencia ante las personas indigentes, la falta de interés por las verdaderas necesidades de una comunidad diversa- son asuntos no atendidos que perpetúan las esquinas rotas de mi ciudad.

*********************

RescatArte propone que te rescatat-ESTA:

Hasta ahora creo que no he dicho nada sobre Rio Piedras que no sea común con casi cualquier ciudad universitaria, fantasmagórica en los veranos y en época post-huracanes. Casi puedo imaginar las realidades de otros lugares-rotos causados por la avaricia del mundo capitalista en el que vivimos. En Rio Piedras, como en otras ciudades llenas de llagas en el concreto, un colectivo de artistas estableció un plan para curar alguna de ellas.

Cansados de ver paredes sucias,  edificios enfermos llenos de basura y mierda, viviendas no sanitarias para drogadictos-apoderados de esquinas oscuras, varios artistas de la zona comenzaron a disparar balas de aerosol cargadas de resistencia dedicada con amor. De repente hubo una peste a color en el aire y algunas esquinas cobraron luz, metafórica y literal. Los artistas comenzaron a sentir un apoyo de la comunidad donde estaban pintando, algunos los acompañaban durante sus intensos días de sol, otros los ayudaron a remover escombros, y algunos les traían agua y cerveza. De momento, orgánicamente, llego la música, la musa, el cine y el deporte a la esquinita que cariñosamente le nombraron la mansión del mural. Ahora la curita del día se mezclaba con cine, bazares, birra, vida y autogestión.

1002546_530658443649576_2112477739_n

Desde los escombros nació un colectivo de artistas que se autodenominaron RescatArte. Luego de varios meses de recaudación de fondos, remoción de escombros, creatividad visionaria y combinación de técnicas de artes variadas, la liberación de un skate park, realización de actividades musicales y reuniones des-organizativas, orgánicas y productivas surge el grupo con un objetivo final; rescatar esos espacios en desuso y convertirlos en talleres y centros culturales para la comunidad en general, pasar sus conocimientos e intercambiar ideas, en palabras de uno de los organizadores; Ruben Luciano a.k.a. Sheto; hacer historia. Pal legao, digo yo.

En un comienzo, dos artistas del área identificaron la casa de esquina en la calle Añasco como un lugar peligroso dado a la cantidad de sucesos criminales y su uso como hospitalillo para drogadictos. Estos decidieron usar su arte y convocar a más de 30 artistas del patio y varios de afuera para matizar el lugar. Con el pasar de los días se fueron acercando personas de la comunidad a brindar su apoyo al proyecto de muchas maneras. Desde músicos, estudiantes y comerciantes hasta la policía estatal, municipal y la Autoridad de Energía Eléctrica brindaron su apoyo. RescatArte integró niños, artistas de viarias artes, la comunidad LGBTT, estudiantes, comerciantes, skaters, personas con impedimentos, obreros y trabajadores de manera orgánica. La visita de la obra inflable del “Guggen SITO”, traída por Edel Castillo desde México, fue una de las experiencias más memorables y para ese entonces ya había un sentido de cohesión grupal en el ambiente. Para ese momento el grupo de artistas había entendido la necesidad de organizarse, orientarse y aprender sobre el proceso de rescatar espacios en desuso.

Desde los escombros surgen actividades como las noches de jameo, poesía, las batallas de MC, conciertos, cine al aire libre, conversatorios sobre cine local, fashion shows, rodaje de películas y videos musicales y un despliegue de apoyo artístico diverso, brindando optimismo a una comunidad que se sentía agobiada con sus diversas luchas.

12994_10201481236690570_1948179060_n

Personalmente esta iniciativa me servía como una conmemoración y sanación ante esos amigos que le perdí a Rio Piedras entre balas locas, agujas y piedras blancas. A veces pienso que quizás el graffiti la poesía y el baile tienen poderes curativos.

Alrededor del mundo nacen respuestas similares al hastío urbano, al descontento con la mala planificación y efectos del consumismo rampante causado por el capitalismo y la explotación de recursos sin responsabilidad. Entre los Proyectos y colectivos que ya han demostrado tener alternativas concretas y funcionales sobre espacios en desuso están BETA LOCAL, quienes crearon una red de intercambio cultural en Santurce, el Darling Foundation de Canadá, quienes lograron que se les cediera un almacén abandonado a cambio de que lo ocuparan y lo mantuvieran y el NDSM Wharf de Ámsterdam, rescatadores de un muelle que hoy contiene un ArtTown, SkatePark, galerías, apartamentos y espacios de performance al aire libre.

Los espacios en desuso que existen en Rio Piedras albergan basura, asbesto y agujas en evidencia de hospitalillos para usuarios y adictos de heroína. Según informes rendidos por la Policía de Puerto Rico, estos lugares se han prestado para cometer crímenes violentos. Darle nuevos usos a estos espacios brindaría una oportunidad de ofrecer un uso adecuado a la edificación, resultaría en volver a habilitar ventanas, atraer la luz, capacitar sus áreas higiénicas para brindar un servicio funcional y verdadero que responda a las necesidades de los miembros de la comunidad.

¿Que resuelve RescatArte en un cuadro como el que pinta Rio Piedras? Ademas de brindar espacio a la cultura, fue evidente como durante la duración del proyecto comunitario la criminalidad en el área se redujo notablemente . Ambas el graffiti como el arte urbano son formas de expresar sentimientos y emociones, comunicarse con la gente y aportar algo al peatón. Este tipo de arte confronta dificultades con relación a la legitimidad de parte de las autoridades, escaseando los espacios y materiales para su creación sin repercusiones. Vemos como este tipo de arte reta las nociones que conocemos como pública y privada debido a que se presenta de formas públicas en espacios que quizás sean privadas, siendo propiedades intelectuales de autores anónimos y a su vez reconocidos en un ámbito subterráneo.

El arte urbano y el grafiti conllevan el uso de pintura en aerosol, esténcil, pinturas acrílicas y a base de agua, espacios amplios para servir de lienzo, creatividad y un proceso previo de reflexión con respecto a la idea a plasmar, considerando el grupo de espectadores que frecuentan el lugar. El graffiti o la pieza urbana que se cree le otorgan al espacio donde está ubicado una visibilidad y un propósito, servir de lienzo y modo de expresión ciudadana. Además este tipo de arte permite al artista urbano, muchas veces marginados en nuestras comunidades, un modo de apropiación de la ciudad o barrio donde vive. Es también una forma de producir una conversación vecinal mediante la creación (o continuidad) de un lenguaje icónico común que ayuda a borrar los discursos fragmentados.

gabz RD

Rescatarte doblega el espacio de desuso, convirtiéndolo en posibilidad rindiendo culto a lo efímero y a su vez a la historicidad del momento.

Desde los escombros una loseta hidráulica nos provoca la curiosidad sobre nuestra historia. Una vez el colectivo RescatArte comienza a establecerse surge un interés sobre la historia de el edificio abandonado donde estaban haciendo las actividades. En ese momento nos movimos a realizar una investigación histórica que conlleva la revisión de todos los libros de historia de Rio Piedras y San Juan, visitas a los archivos históricos, búsqueda de fotografías donde apareciera el edificio para así lograr ubicar su fecha de construcción. Al encontrar que el edificio en efecto era baluarte histórico nos acercamos al Instituto de Cultura; entidad que se da lugar velar por las estructuras históricas. En el instituto sucedieron varias cosas interesantes.

Se estableció un plan para declarar el edificio histórico siguiendo las reglamentaciones oficiales, ademas

indexseñalaron que este proceso se debía hacer de manera colectiva mediante una petición comunitaria. Ademas el instituto nos cobro un monto de $25 para realizar una inspección sobre el valor arquitectónico de la estructura, y radicar un informe que nunca llego a nuestras manos. El instituto también hizo acusaciones graves a los artistas; según las leyes establecidas el edificio no podía ser alterado y su arte daña el valor histórico. Yo pregunte si la estructura llena de excremento, agujas usadas y basura era mas valiosa que arte de graffiti; la respuesta fue clara, si.

En Puerto Rico el arte urbano y el graffiti han contado con alguna aceptación siendo parte del despliegue artístico en eventos culturales tales como CIRCA, la Feria de Cultura Urbana y Santurce es Ley. Podemos a su vez encontrar arte urbana y grafiti en exhibición en los museos de arte del país, aunque muchos coinciden que una parte esencial de este tipo de arte es su carácter impuesto al vidente que no necesariamente buscaba “ver arte” y la encuentra en el camino por el cual se desplaza en la ciudad.

Las visiones limitadas del arte de modo conveniente e hipócrita bailan entre los confines de paredes de museos y la persecución policíaca y son las que trae a colación afrentas y actos de violencia. Es obvio que la hipocresía resuena con el arte urbano y que sus mejores exponentes son tildados de vándalos cuando es conveniente. La alcaldesa de San Juan realizo un despliegue de arte urbano llamado “Los Muros Hablan” en la comunidad de Rio Piedras, obviando a los miembros del colectivo que estuvimos presente en las reuniones comunitarias intentando mediar y ofrecer nuestras experiencias y apelar al sentido de necesidades reales que hay en nuestra comunidad. Estos gestos fueron ignorados y los artistas locales fueron tirados a la basura del olvido una vez mas.

RescatArte fue un colectivo que se intereso en brindar amor a un sector olvidado; luchamos por crear una propuesta que nos brindara sentido de pertenencia, oportunidades de empleo, apertura social a actividades alternativas y al final resultamos ser un punto fugaz mas en la historia de Rio (igual que los edificios Art Deco demolidos misteriosamente en una noche o los arboles de la avenida Pi~neiro). Entregamos nuestra propuesta de trabajo al municipio y el sector gubernamental nos ignoro por completo. El edificio histórico nunca fue reconocido.

Luego de la entrega del corazón del colectivo y las medidas tangibles de ser un proyecto exitoso el sector privado entra y se apodera del lugar comprándolo directamente al banco (como propiedad reposeida). Se puede reconocer que la esquina y la propiedad, aunque no declarada monumento histórico y haber perdido su estructura inicial a las manos del sector privado, ya no esta en desuso. Quienes quedaron en desuso fueron los artistas, quienes no fueron consideraron al momento de eliminar y pintar sobre sus piezas, al momento de destruir el skatepark, al momento de pintar las piezas de la nueva pizzería que reemplazaría su centro comunitario. En el olvido quedo la comunidad que sin necesitar pagar podía participar de variados eventos y talleres y a quienes ya les habían talado arboles sin consultar y destruido baluartes históricos de manera ruidosa y desconsiderada.

El cochino monstruo de la codicia provoca que el colectivo sea expulsado del espacio ignorado durante mas de 30 años. Luego de recoger la mierda y los escombros a la comunidad, el gobierno, el sector privado, la banca y la universidad les da la espalda. La respuesta del gobierno fue implementar “mano dura”, alta vigilancia policial en actividades universitarias, restándole importancia a las peticiones mediante firmas de la comunidad, evitando comprometerse directamente con atenciones a las propuestas expuestas por el colectivo y derrumbando la moral de jóvenes-adultos quienes intentaban dar una respuesta a problemas inmediatos. 1002593_537596109622476_190304264_n

¿De qué estamos hablando entonces? ¿De organización en desorden? ¿De rescate sin ser rescatados-de riscos sin fondo? ¿Estamos hablando de actos desesperados e inspirados en medio de promesas partidistas, universidades clasistas y venta de tanto alcohol que ni botándolo se acaba a menos de 100 metros de las bibliotecas con hongo de la universidad?

RescatArte surge en medio de una realidad que es muchísimo más vieja que el segundo piso de la mansión-histórica, en medio de necesidades tan básicas y ancestrales que dieron origen al mismo graffiti, sin embargo se suma sin querer a los números de quienes son pisoteados por el sistema (una vez más) y terminan fallando en resolver el problema. El arte se queda corta.

RescatArte cumplió una función para el sector privado que el gobierno jamás quiso realizar, pues no le convenía. Posiblemente sin relacionar una cosa con la otra, los artistas cambiaron el uso que tenía la propiedad para las personas sin hogar y adictos de la zona. De hospitalillo lo convirtieron en un espacio cultural, eliminando ese problema al sector privado, quienes sigilosamente compraron la estructura. A su vez el gobierno se limpia las manos ante la necesidad de brindar a este sector desplazado vivienda y atención apropiada, pues un sector comunitario de “locos artistas” ya lo hicieron y no es su problema a donde fueron a parar los antiguos rescatadores del espacio.

Los intereses económicos se apoderan de las gestiones comunitarias y las tornan suyas. La recesión económica pare hijos del desdén y estos crean con sus mentes increíbles ciudades enteras desde los escombros. De estas creaciones se elige lo que conviene, lo que el gobierno legitima y permite, lo demás es la transgresión vándala, lo ilegal.

La profundidad del asunto va más allá de la apropiación y destrucción de las piezas de arte, y la no remuneración del trabajo de limpieza y recogido de escombros, o la devolución del dinero del cemento invertido en el skate park. El “issue” también va más allá del bienestar de Revel (niño artista y skater de la comunidad) y demás chicos de la comunidad porque sé que ellos siempre buscarán algo que hacer, y el mural de rio ya le expandió sus mentes antes las posibilidades del arte. Lo que considero un gran problema es la hipocresía de una sociedad outdated, o pasé, donde las cosas son pero no parecen ser. Es insólito el pertenecer a una sociedad que elige ignorar los asuntos que realmente aquejan a la gente. Cuando el periódico el Nuevo Día publica sobre el desarrollo artístico de este grupo aplaude la gestión del colectivo sin jamás dar a conocer el hecho de que la propiedad era del banco Popular de Puerto Rico y que el proyecto era de carácter “ocupa” ni habla sobre el hecho de que el Instituto de Cultura no la reconociera como edificación histórica.

RescatArte pretendía llamar la atención a esos edificios abandonados, lugares silenciados por el olvido y castigados por el capitalismo desenfrenado. El grupo cuestiona de alguna manera el desuso, proponiendo cortar el abandono y mover a su restauración con la finalidad de brindar espacio comunitario para las artes.

Ahí donde están esas paredes (cuales quiera que hoy estén abandonadas) hubo historia- pero muchos la pretenden ignorar, es así que se pudren las opciones de vivienda, de bibliotecas y centros de cómputos, cocinas colectivas, programas educacionales, movimiento y creación. Es así que cogen peste a estancadas las posibles estaciones de vida que pudiesen coserse en esta ciudad tan llena de posibilidades.

El arte se inmiscuye en medio de la precariedad y el ocio y nos transforma las calles que de otra manera solo nos recordaría la recesión con letreritos de “forclosure” y “se vende. Rescarte nos trajo autonomía, cultura, diversidad, posibilidades y deseo. Con la venta de la mansión de Rio vendieron la moral del grupo, y aunque el proyecto proponía rescatar varias propiedades con el pasar del tiempo, la realidad es que el perder solo una luego de tanto trabajo para muchos fue devastador. Aun así creo que tuvimos algunos logros, entre ellos que el gobierno atienda los espacios en desuso y aunque desde su propia estructura, tienen pensado subastar edificaciones abandonadas. Ademas de esto se ven múltiples murales en edificios abandonados, proyectos de bibliotecas calle y una que otra propuesta “ocupa”. Nos gusta pensar que de alguna manera tuvimos que ver en estas inspiraciones pero mas que nada saber que en el futuro aferrarse es un error aunque quizá amarrarse al árbol no es mala idea.

Libreria Barco de Papel en Elmhurst — December 7, 2015
Teófilo Torres en NYC / “A mis amigos de la locura”: o el encuentro con el loco que nos presenta las cinco patas del gato colonial — December 1, 2015

Teófilo Torres en NYC / “A mis amigos de la locura”: o el encuentro con el loco que nos presenta las cinco patas del gato colonial

Teofilo Torres en su monologo “A mis amigos de la locura” Bellas Artes de Santurce – Del 25 al 28 de junio del 2009
En Puerto Rico el loco está que hace orilla. Hablo en broma-casi-en-serio, dado que la salud mental es un asunto importante que merece ser atendido urgentemente, aunque pienso que quien es criado en ‘la colonia’ tiene por obligación y aceptación un grado de locura intrínseca.
Hacen más de 35 años los artistas Ernesto Ruiz Ortiz y Teófilo Torres habían problematizado este asunto de la salud mental boricua mediante el escrito y puesta en escena del monólogo “A mis amigos de la locura”. Hoy en el 2015 Teófilo presenta su monologo en el barrio en Nueva York y parecería que el personaje del “loco” es ya una parte de su persona. Se puede notar como la locura es manifiesta en naturalidad con la que fluye la manía que refleja con su cuerpo, en los tics repetidos de su acto y en el abrigo desmenuzado producto de un actor dedicado.
En un comienzo, para un puertorriqueño cualquiera el personaje del loco podría recordarle a ese tío veterano que se quedó tostao con Vietnam más sin embargo como un cáncer de la mente o como un diagnostico colectivo la locura de este personaje se comienza a sentir bien cercana, casi incomoda. Es preciso que en más de una ocasión uno cante al unísono “el loco soy yo, si señor”.
Hay algo de poético en el dialogo del monologo, algo así como si Ruiz Ortiz, siendo psicólogo, haya entendido mediante un estudio Lacaniano, que la locura es una composición metafórica de la condición humana. También hay algo político que propone y dispone la relación psicólogo paciente como una altamente colonial y paternal y en la cual el puertorriqueño asume su clásico papel de mañoso o truquero. Es visible como el personaje principal vira tortillas y cuestiona las presunciones sobre poder que son la normativa en el diván terapéutico. Este evento es evidente mediante la manera en la cual Teófilo Torres nos hace pensar y casi convence que el papel del “otro”, el terapeuta está siendo actuado por algo (un ente invisible que resulta visible para espectador). Quizá es esa una de las magias que Teófilo Torres ha logrado por su experiencia de haber presentado el personaje durante tanto tiempo.
Como psicóloga social-comunitaria puedo apreciar una crítica clara a la categorización y diagnóstico clásico de la piscología clínica y la psiquiatría dado que el personaje no presenta síntomas particulares de una psicopatología particular, sino que hay una mezcla indirecta de clichés sintomáticos. Los artistas que presentan esta pieza, en sus ramas particulares, presentan al unísono un imaginario de lo que es la locura, como diciendo “de músico, poetas y locos, todos tenemos un poco” y aquí se presenta un poco de todo para que todos se reflejen en el espejo del “otro”.
La “otredad” interesantemente presenta un juego del ser que se reparte durante la obra como cambio de sombreros. Primeramente, el espectador es el “amigo” del loco, el amigo de la locura, vamos. Este “amigo” tiene un papel claramente establecido por el loco, ser, luego de escuchar el relato, el juez de su locura. El “amigo” poco a poco pasa a ser el loco, o al menos se logra identificar con el mismo, ya que el dialogo que al principio es “oscuro” comienza a hacerse familiar, las contradicciones sociales de Puerto Rico y el dolor colectivo del ser un marginado se siente en las frases demasiado cercanas de nuestra cotidianidad. Todos y todas hemos buscado las mil patas al gato, casi ninguno las hemos encontrado. De momento y siendo el loco, siendo Teófilo y Ernesto y tu tío veterano y el teco de la esquina y la que habla sola en la farmacia y siendo todo Puerto Rico enfermo de historia y siendo tú; ves a Cristo hablándote desde un cuadro y se rompe la magia. Cuando el loco manifiesta su esquizofrenia pasa de ser cuerdo a loco de nuevo y el espectador pasa a ser más que el juez, convirtiéndose en psiquiatra. La locura del otro ya no es familiar o deseada pues es doloroso pensar que hay un pedazo esquizofrénico en el yo que busca ser redimido ante un Dios.
Es esa circularidad del monólogo que presenta un cuadro perfecto de las tres ideas Freudianas que componen el ser; id, el yo y el súper-yo en un paquete colonial identificado por la entidad colectiva invisible de una loca; la isla de Puerto Rico. Puerto Rico es esa loca-cuerda que en manifiesta el id del ideal independentista; con su romance de hacer lo que le da la gana y liberarse de las garras del poder, el yo del estado-librismo; comprometiendo una parte de la locura y enredándose en la sumisión de una relación de control y normatividad, y el súper-yo; o el deseo de ser más gringo que el gringo, el deseo de ser el otro y manifestar el ideal del norte, convirtiéndose en Tío Sam.
El loco-isla de la obra cuestiona los supuestos tan glorificados de una salud mental inefectiva trayendo en forma poética el absurdo de las ideas tradicionales de salubridad y propone de cierta manera el romper con esa confidencialidad que coloca la terapia en un espacio privado. Al exponer la locura en el libro y en el teatro los artistas sacan la locura al espacio público. Este espacio no es el del loco de la avenida 65 Infantería a las 5 de la tarde que te pide pesetas, sino que, en el espacio público del teatro, donde la obra pide reflexión, análisis, disfrute o tedio.
Es casi imposible pensar que la salud mental en Puerto Rico hoy esté en la posición casi igual que hacen 35 años. La vigencia de la obra y sus propuestas de sacar las conversaciones del diván a la cotidianidad y que se destape la locura colectiva de la colonia para resolver, entender y aceptarnos es tan inminente hoy como lo fue entonces. Si es cierto que el monologo tiene asuntos jocosos y que nuestra locura colectiva cobra momentos de comedia, también es cierto que la seriedad sobra cuando atamos la locura a la violencia que vivimos a diario, a los delirios de grandeza de nuestros políticos y a las masas de jóvenes que nos auto medicamos buscando redención. Mi pregunta es la siguiente, amigos, ¿cuál es su veredicto final, estaremos locos y locas?

Barrio Poetix Feat J Nilenie — November 3, 2015
Africa — September 17, 2015
Morcilla — May 16, 2015

Morcilla

Nos enseñaron que la oscuridad es temible,

que negro es el color de cosas terribles

y que la meta era “mejorar la raza”…

Nos enseñaron que no se llevan negros más negros que una a la casa

y que con químicos se deben “apaciguar las pasas”.

En Puerto Rico no hay negros,

dicen,

aquí solo hay espectros de lo que pasó; aquí no hubo esclavos, no hubo pasado lleno de dolor,

aquí todo se tapa con el blanco manto de la indiferencia, la vagancia e inacción.

Aquí Pales Matos es un héroe blanco que a la negra Tembandumba con su prosa visibilizó.

Aquí la poesía es negroide, como si lo negro fuese humanoide y no humano.

En mi país si eres negro te hablan inglés; como si fueses extranjero en tu propio suelo,

te tratan de convencer de que eres indiecito y no negro,

de que tu tez es café con leche o color caramelo.

Aquí en mí mismo suelo, si eres oscuro te creen dominicano y foráneo,

te creen haitiano, Africano, jamaiquino o afro americano,

si vives en la isla; de seguro vienes de Ponce, Naguabo o de Loiza.

Aquí todo lo negro es morcilla,

toda la negritud es la misma,

toda negra baila Bomba,

hace trenzas,

toca tambora…

Aquí los dreads y el afro se consideran moda y el alisado es una legítima entrega ante la norma.

En Puertorro las caras negras son las caras lindas

pero lejanas

y son pocos los que aceptan que llevan afro historia en sus venas

y cafreria genuina en sus entrañas.


African_slave_ship_diagram 

Los ancestros se retumban en las tumbas del mar Caribe donde fueron dejados a un lado,

las abuelas no se encuentran ni en un plato mal preparado,

las narices se operan,

las caderas se tapan,

la música se olvida,

los latigazos, el robo, el saqueo, las violaciones, los malos tratos y las burlas

se callan.

ssshhh…

¡Aquí no hay racismo, si todos somos iguales!

¡Aquí no hay maltrato si los negros también valen!

¡Aquí no hay encubrimiento si le damos oportunidades iguales!

Aquí el negro es deportista, conguero, estilista, barbero, obrero de la caña, sabor borriqueño, las mujeres sabrosas y los hombres valientes soldados, de sangre guerreros.

¡Aquí sí que estamos orgullosos de nuestra raza!

Aquí los negritos y negritas tienen oportunidades para demostrar su tabula rasa.

¡Sin un negro no hay bembé!

¡Sin una negra no hay sazón en la cocina!

Aquí no hay racismo y que te quede claro, los negros y los blancos en Puertorro somos como hermanos.

¡Si total mira el color de las palmas de las manos!

Pulpa Amarga — March 13, 2015

Pulpa Amarga

Las flores desbordadas de mis labios se mezclaron con la miel del desengaño y la saliva paso a paso fue rindiéndose a un abrazo eternamente febril contagiado de ilusión; sus pétalos desojándose en gemidos;Flickr_-_Whiternoise_-_Dead_flowers,_Pére_Lachaise_Cemetery intentos inauditos del deseo forzoso y el esbozo fantasioso de un firmamento sin visión ni alusión alguna que no fuese la cuna de una mente interna, producto craso del dibujo en falso de una musa ardiente que únicamente en perfumes se siente careciente de atención. Les presto las flores secas de mis babas faltas rotas de rocío, capullos necios refugiados en vacíos, sembradíos en tiestos nefastos, ásperos huertos abastecidos de quebranto- semillitas tristemente sementales necesitadas de caricias, carecientes de gracia-hijas frutos de desgracias. Son mis retallos horripilantes filamentos descoloridos brotados del hastío que nace en mi garganta-pulpa amarga y se asoma por mi lengua resabiosa desnudando la comisura sigilosa de mi boca rota y tonta, loca y lenta, boca paridora de atrevida afrenta que interesa y piensa que algún día llegara el prometido amor.