de lo que oculta; La Borinqueña (Oficial)

La tierra de Borinquén; rincón de turismo primoroso
a costa-e-pacto y en nombre del encanto forzoso,
paraíso vestido de ojos llorosos; donde he nacido yo,
jardín florido; abusado, dolido y rencoroso,
cielo siempre nítido bajo el cual se asoma el esbozo
de violentas enfrentas, afrentas indómitas
y auto-exilio penoso.

Borinquén; paridora isla de codicias con sentidos insólitos;
cortejada por desfile de capotas fila a fila, que sirven de dosel
resolana Caribeña resplandece en medio de un tapón histérico
apetito-desenfrenado de pavimento histriónico-con olas a sus pies.

Borinquén, tierra del Edén cautiva, isla de movidas divididas;
víctima-victimaria del imperialismo Yankee,
tierras profanadas por desarrolladores casi-casi,
cuna de historia colonial-vanagloriada;
“Cuando a sus playas llegó Colón”
Mientras mentiras kamikazes y veredas se deshacen en un río sediento
desfallece agonizante la fruta concebida tal-cual-experimento,
exclamó muy contento y lleno de admiración:
¡Oh! ¡Oh! ¡Oh!

Borinquén; isla de mafias, magias y manteles;
cofre- casa-de-botín lleno de mentiras, giros y claveles,
sitio- archipiélago- rendido, sobre el cual se apiñan truco, fantasmeo y pasteles,
lugar- aquel del cual milagrosas aun renacen las promesas, flores-rosas y quehaceres.

Borinquén; Isla gritos y desgracia, vestida de ritos, mitos y balas,
fosa inversa, tersa y dividida, asombrosa; aun- fuente de vida;
que sobre volcánica-lava- lava-las mentiras mismas que le desbordan
y la vuelcan al desorden que le desbarata-y la arrulla-eximida.

Esta es la linda tierra
que busco yo:
Borinquén; fusión creativa, sonsonete rítmico y poder de la gente,
isla reggaetonera, madrina del bailoteo-bien pegao’ – casi-indecente
por sus vertientes de corrientes siempre ardientes y al ritmo de sus
piqueteros-a-las- doce, sus-tambores y sus goces,
provocan la llamarada de un fuego que arde vivo en sus vientres.

En medio del Caribe de ensueño, nace el señuelo de un sueño;
isla colonia perfumada-e-veneno; Es Borinquén la hija…
Borinquén es raza, tabula errada, corriente hiriente,
Hiriente mordaza.

Es Borinquén la madre,
madre isla bandera azul- cielo, rojo- sangre, blanco- sabana,
guajira, bajura, barriada y barra,
birra y baraja…. bandida y cava.
Es Borinquén la hermana, la hermana virgen, guerrera brava;
Adelante en tu magia,
vive y bebe la demagogia- sin democracia;

Arriba aunque flote una bandera herida;
serás libre Borinquén mía,
así tenga que dar la vida;
a cambio de tu libertad.
“Vámonos, borinqueños,
vámonos ya,
que nos espera ansiosa,
ansiosa la libertad.
¡La libertad, la libertad!”

Advertisements

 

Yo tampoco quiero sentir nada.

Yo también quiero estar sedada, anonadada, quedada sumergida en piscinas de zambullidas de rendidas.

Yo tampoco quiero estar así, aquí, anti, todo, anti nada, atolondrada por sermones baratos y basura vendida cara.

Yo tampoco les quiero dar la cara, la otredad, la mejilla sin baraja, no les quiero escuchar la barata carcajada a quienes fingen.

Yo tampoco quiero ser virgen, ni caótica del deseo, no quiero ser víctima viva del entierro.

Yo tampoco quiero que me den dedo sin permiso, de paso y caso omiso.

Yo tampoco, yo también, yo tan poco, yo tan mucho, yo tan nada, yo tan todo, yo tan Jeny, yo tan ella, yo tambor.

Yo también me quiero escapar a donde no exista la musa, donde las horas sean descuadre- no prescritas, si no absurdas.

Yo también quiero huir a donde la noche se postra ante verdugos y reclusas, en dinero sin excusas, en valiums, xanax y zoloft, meollo y medusas.

Yo también quiero por medio de las pepas convertirme en ilusa redimida, por medio del humo en fan de resina, convertirme en carencia determinada, en pobreza decidida.

Yo también quiero callejonear perdida, encarecer mi culo y movida. Yo también quisiera declamar delirios a imaginarios por las esquinas.

Yo también quiero ser espectro del ayer, encadenarme a historias derramadas en placer, esperar y esperar sin que llegue el final, yo también quiero rampletear, completar la noche en vela, derramar jugos de condena.

Yo también quiero llenar mi copa con cemento, entumecer mis venas con lamentos, yo también quiero amasar el pan del excremento, quiero besar tardes sin rostro, yo también quiero convertirme en monstruo.

Yo también quiero respirar en vano, envenenarme los cantazos del pasado, enfermarme de vida, caer al suelo rendida, aborrecerme sacudida. Yo también quiero sentir, llorar, padecer, yo también quiero cederle el alma al viento.

Yo también quiero un corazón batido que palpite lento esperando el momento de partida, yo también quiero tener el alma profundamente fragmentada, alzarme en cantos dolida, yo también quiero esperar mi turno de partida sin ser interrumpida.

yo también en sollozos, yo tmbien en reposo, yo también en insignificante gozo, yo también cayendo en un pozo profundo sin fondo, yo también quiero tocar fondo…

 

yo también, yo también, yo también, hondo, hondo, hondo.