Síndrome Valeria

(Dedicado a Valeria Sofía Banchs, a Denis Mario Rivera y a mi gente que resiste desde afuera de Puerto Rico)

Desde las entrañas de un monstruo fuerte, que oprime y reprime la identidad persistente de un pueblo que lucha, que grita y que a todas es resistente vamos valientes marcando territorio, dejando huellas, aunque seamos para otros el monstruo de lo que quieren pisar. Somos identidad valiosa que surge de un volcán en medio del mar, nadie puede entender cómo es que esta llama siempre está encendida, determinada, encaminada y decidida.

Tenemos como pueblo la constante valentía de ser algo y aunque nuestra existencia nos convide a olvidarlo; somos una raza mixta, una raza que en medio de terror infundado por colonizarnos resulta imposible tumbarnos.

Marca territorio boricua, donde estés se una banderita; cargada de azul celeste, siempre de pie, aunque los que te envidian te traten de derrochar y derrotar, seamos siempre firmes fuentes de luz y valentía, aunque de nuestro terruño nos encontremos ausentes muestra siempre rebeldía.

Marca terreno Puertorro, aunque te encuentres alejado del morro y del palmar, del Yunque y del amar de tus seres, marca y déjales saber quién eres; un sol radiante en medio de tantos seres que caminan ensimismados; nosotros cargamos orgullo patrio, cabeza altiva, camaradería y solidaridad en cada esquina. Arriba ese sentimiento dentro del cemento que nos trata de tragar, somos lo que no pudieron derrotar con tanto tedio, con tanta opresión, con tanto odio; nosotros somos quienes continuamos pa’ lante, pa’ lante pa’ lante sin y con remedio.

Marca tu estampa en la pared que te estanca, ponle el implante de que se sepa que somos entidades apartes, nosotros no nos dejamos, nunca, no paramos, siempre subiendo, siempre bajando en la calle suavecito por la acera, quemando brea, somos lo que nos quisieron quitar con 500 años de sistema colonial pero no se dieron cuenta que sería solo el comienzo de la indignación de gente que con valor se enfrenta a la afrenta del opresor; Valeria, nosotras somos las locas que no caben en el televisor, somos magia resistente ante el divisor corrupto; somos bandera aunque estemos de luto, somos musa creativa, somos divinas mujeres altivas, coronadas soberanas con la sangre de una bandera que aun hondea mono estrellada.

Marca territorio en el futuro; seamos lo puro que nuestros próceres, poetisas y cantautores admiraron de nuestra estirpe. Somos una gente digna y emprendida, no dejemos que el sentimiento de impotencia nos derrote o nos divida, pa’ lante siempre, aunque otros no nos acepten; porque al final- al final una cosa va a pasar; inflaran nuestra furia, nos cargaran de más fuerza, nos servirán en copa magna la energía para cubrirnos de grandeza.

Marca territorio y hazte sentir; invencible, indómita, dioses de sangre guerrera, voces musas y banderas, sentimiento, resistencia, valentía verdadera, campeadores de respeto, apertura de caminos, corre olas de cemento, sanadoras, dulas paridoras de lo cierto, amapolas despiertas, coquíes contentos, felicidad y dulzura, poder queer, arte, rumbón y locura, monumental resistencia e increíble hermosura.

Que viva PR LIBRE y que vivan las Valerias locas de la vida que no se rinden, no se quitan.

Desde Nueva York; gracias, mis respetos y cariño siempre.

 

https://www.facebook.com/sharer/sharer.php?u=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fvaleria.banchstorres%2Fvideos%2F1748381675178204%2F&display=popup&ref=plugin&src=video

Canto del esclavo “liberto”

Babalu ayeé, mi canto
Babalu ayeé… mi canto ta…

Estos esclavos libertos que tío Sam ha liberado porque no le sirven en batalla y a su ofrenda ha condenado me rondan…
Estos esclavos libertos que a la jaula han enviado, cociéndole narras sin rostro y olvido despiadado me colmenan…
Estos esclavos libertos, a los que le llaman veteranos, nos rodean las historias, hospitalillos y pantanos, la historia oscura de Borinquén, las drogas originadas en batalla, la vida desmoldada en un instante, el cuerpo desfigurado en constantes…
Los ritos que nos llaman a ser hombres, las condecoraciones deseadas desde niño, las pensiones, los invictos y los ritos que amarran al asome a los sin nombre…

 

Las pensiones que nos dejan esos frontes, convivencias desertadas de las almas, las promesas, las figuras, los ignores, las corridas, los desmadres, las sin flores. Nada de eso importa ahora, cuando nuestra gente carece de informes, cuando mezclan la actitud con la derrota, las promesas siempre salvas, aunque rotas. . .

Esos esclavos libertos que dio de alta tío Sam por darlos tristes, devolverlos a la patria en escondite o con decoraciones mencionadas en la nada, esos esclavos invictos que Tío Sam da por perdidos y por tibios, esos esclavos libertos que se aprenden a coraza los poemas de lloren y de Tio y de sus tías, que recitan coro a coro y frente a frente el saludo a la Bandera con deleite….
Esos pensionados astutos que fingieron ver de hoy cerca su luto y condenados a ser locos prefirieron drogarse y mafutearse hasta difuntos, perfumarse y drogarse hasta barrunto… esos locos, locos sanos, infectados del descaro de una patria ajena que los usa, una patria de otro que les cruza, un patrimonio, una bandera que es difusa, entregarse a una confusión ajena y obtusa, enfrentarse a la condena de una ruleta rusa…
Esos locos, locos cuerdos, esos cuerpos telaraña, esos cuerpos, locos cuerdos, esos víctimas de un desacuerdo, esos agentes naranja que fungen de verde maraña, esos tipos, los rendidos, los acordados a un engaño, redimidos…
Pa ellos estos cantares, pa los veteranos del desmadre, pa sus padres y sus madres, hijos péquennos sin padre… para los muertos, para los vivos, para los que su sangre derramaron redimidos, para los pobres, humildes hijos, para los hijos de Vietnam ya deprimidos, para los guerrilla que sangre ardían por su pueblo engaño, por su gente herida. . .

Para estos va mi canto, para quienes huyen del espanto de tener que amar a otro, de tener que amarlo tanto que se convierte en tu gente, que se torna tu hermano… para los que desesperados buscan tanto, encontrando tan poco que tocan el fondo y encuentran la nada, la trama, el sin fondo…

Para nuestros Veteranos Puertorros que a fuerza de valor, coraje y pitorro enfrentaron a un mundo ajeno, lejano y sordo… y hoy duelen, duelen, duelen y quieren , quieren, quieren, a su Borinquén, querube y mentes… aunque sean los remanentes de lo que de ellos desciende.

de lo que oculta; La Borinqueña (Oficial)

La tierra de Borinquén; rincón de turismo primoroso
a costa-e-pacto y en nombre del encanto forzoso,
paraíso vestido de ojos llorosos; donde he nacido yo,
jardín florido; abusado, dolido y rencoroso,
cielo siempre nítido bajo el cual se asoma el esbozo
de violentas enfrentas, afrentas indómitas
y auto-exilio penoso.

Borinquén; paridora isla de codicias con sentidos insólitos;
cortejada por desfile de capotas fila a fila, que sirven de dosel
resolana Caribeña resplandece en medio de un tapón histérico
apetito-desenfrenado de pavimento histriónico-con olas a sus pies.

Borinquén, tierra del Edén cautiva, isla de movidas divididas;
víctima-victimaria del imperialismo Yankee,
tierras profanadas por desarrolladores casi-casi,
cuna de historia colonial-vanagloriada;
“Cuando a sus playas llegó Colón”
Mientras mentiras kamikazes y veredas se deshacen en un río sediento
desfallece agonizante la fruta concebida tal-cual-experimento,
exclamó muy contento y lleno de admiración:
¡Oh! ¡Oh! ¡Oh!

Borinquén; isla de mafias, magias y manteles;
cofre- casa-de-botín lleno de mentiras, giros y claveles,
sitio- archipiélago- rendido, sobre el cual se apiñan truco, fantasmeo y pasteles,
lugar- aquel del cual milagrosas aun renacen las promesas, flores-rosas y quehaceres.

Borinquén; Isla gritos y desgracia, vestida de ritos, mitos y balas,
fosa inversa, tersa y dividida, asombrosa; aun- fuente de vida;
que sobre volcánica-lava- lava-las mentiras mismas que le desbordan
y la vuelcan al desorden que le desbarata-y la arrulla-eximida.

Esta es la linda tierra
que busco yo:
Borinquén; fusión creativa, sonsonete rítmico y poder de la gente,
isla reggaetonera, madrina del bailoteo-bien pegao’ – casi-indecente
por sus vertientes de corrientes siempre ardientes y al ritmo de sus
piqueteros-a-las- doce, sus-tambores y sus goces,
provocan la llamarada de un fuego que arde vivo en sus vientres.

En medio del Caribe de ensueño, nace el señuelo de un sueño;
isla colonia perfumada-e-veneno; Es Borinquén la hija…
Borinquén es raza, tabula errada, corriente hiriente,
Hiriente mordaza.

Es Borinquén la madre,
madre isla bandera azul- cielo, rojo- sangre, blanco- sabana,
guajira, bajura, barriada y barra,
birra y baraja…. bandida y cava.
Es Borinquén la hermana, la hermana virgen, guerrera brava;
Adelante en tu magia,
vive y bebe la demagogia- sin democracia;

Arriba aunque flote una bandera herida;
serás libre Borinquén mía,
así tenga que dar la vida;
a cambio de tu libertad.
“Vámonos, borinqueños,
vámonos ya,
que nos espera ansiosa,
ansiosa la libertad.
¡La libertad, la libertad!”