Morcilla

Nos enseñaron que la oscuridad es temible,

que negro es el color de cosas terribles

y que la meta era “mejorar la raza”…

Nos enseñaron que no se llevan negros más negros que una a la casa

y que con químicos se deben “apaciguar las pasas”.

En Puerto Rico no hay negros,

dicen,

aquí solo hay espectros de lo que pasó; aquí no hubo esclavos, no hubo pasado lleno de dolor,

aquí todo se tapa con el blanco manto de la indiferencia, la vagancia e inacción.

Aquí Pales Matos es un héroe blanco que a la negra Tembandumba con su prosa visibilizó.

Aquí la poesía es negroide, como si lo negro fuese humanoide y no humano.

En mi país si eres negro te hablan inglés; como si fueses extranjero en tu propio suelo,

te tratan de convencer de que eres indiecito y no negro,

de que tu tez es café con leche o color caramelo.

Aquí en mí mismo suelo, si eres oscuro te creen dominicano y foráneo,

te creen haitiano, Africano, jamaiquino o afro americano,

si vives en la isla; de seguro vienes de Ponce, Naguabo o de Loiza.

Aquí todo lo negro es morcilla,

toda la negritud es la misma,

toda negra baila Bomba,

hace trenzas,

toca tambora…

Aquí los dreads y el afro se consideran moda y el alisado es una legítima entrega ante la norma.

En Puertorro las caras negras son las caras lindas

pero lejanas

y son pocos los que aceptan que llevan afro historia en sus venas

y cafreria genuina en sus entrañas.


African_slave_ship_diagram 

Los ancestros se retumban en las tumbas del mar Caribe donde fueron dejados a un lado,

las abuelas no se encuentran ni en un plato mal preparado,

las narices se operan,

las caderas se tapan,

la música se olvida,

los latigazos, el robo, el saqueo, las violaciones, los malos tratos y las burlas

se callan.

ssshhh…

¡Aquí no hay racismo, si todos somos iguales!

¡Aquí no hay maltrato si los negros también valen!

¡Aquí no hay encubrimiento si le damos oportunidades iguales!

Aquí el negro es deportista, conguero, estilista, barbero, obrero de la caña, sabor borriqueño, las mujeres sabrosas y los hombres valientes soldados, de sangre guerreros.

¡Aquí sí que estamos orgullosos de nuestra raza!

Aquí los negritos y negritas tienen oportunidades para demostrar su tabula rasa.

¡Sin un negro no hay bembé!

¡Sin una negra no hay sazón en la cocina!

Aquí no hay racismo y que te quede claro, los negros y los blancos en Puertorro somos como hermanos.

¡Si total mira el color de las palmas de las manos!

One thought on “Morcilla

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s