Canto del esclavo “liberto”

Babalu ayeé, mi canto
Babalu ayeé… mi canto ta…

Estos esclavos libertos que tío Sam ha liberado porque no le sirven en batalla y a su ofrenda ha condenado me rondan…
Estos esclavos libertos que a la jaula han enviado, cociéndole narras sin rostro y olvido despiadado me colmenan…
Estos esclavos libertos, a los que le llaman veteranos, nos rodean las historias, hospitalillos y pantanos, la historia oscura de Borinquén, las drogas originadas en batalla, la vida desmoldada en un instante, el cuerpo desfigurado en constantes…
Los ritos que nos llaman a ser hombres, las condecoraciones deseadas desde niño, las pensiones, los invictos y los ritos que amarran al asome a los sin nombre…

 

Las pensiones que nos dejan esos frontes, convivencias desertadas de las almas, las promesas, las figuras, los ignores, las corridas, los desmadres, las sin flores. Nada de eso importa ahora, cuando nuestra gente carece de informes, cuando mezclan la actitud con la derrota, las promesas siempre salvas, aunque rotas. . .

Esos esclavos libertos que dio de alta tío Sam por darlos tristes, devolverlos a la patria en escondite o con decoraciones mencionadas en la nada, esos esclavos invictos que Tío Sam da por perdidos y por tibios, esos esclavos libertos que se aprenden a coraza los poemas de lloren y de Tio y de sus tías, que recitan coro a coro y frente a frente el saludo a la Bandera con deleite….
Esos pensionados astutos que fingieron ver de hoy cerca su luto y condenados a ser locos prefirieron drogarse y mafutearse hasta difuntos, perfumarse y drogarse hasta barrunto… esos locos, locos sanos, infectados del descaro de una patria ajena que los usa, una patria de otro que les cruza, un patrimonio, una bandera que es difusa, entregarse a una confusión ajena y obtusa, enfrentarse a la condena de una ruleta rusa…
Esos locos, locos cuerdos, esos cuerpos telaraña, esos cuerpos, locos cuerdos, esos víctimas de un desacuerdo, esos agentes naranja que fungen de verde maraña, esos tipos, los rendidos, los acordados a un engaño, redimidos…
Pa ellos estos cantares, pa los veteranos del desmadre, pa sus padres y sus madres, hijos péquennos sin padre… para los muertos, para los vivos, para los que su sangre derramaron redimidos, para los pobres, humildes hijos, para los hijos de Vietnam ya deprimidos, para los guerrilla que sangre ardían por su pueblo engaño, por su gente herida. . .

Para estos va mi canto, para quienes huyen del espanto de tener que amar a otro, de tener que amarlo tanto que se convierte en tu gente, que se torna tu hermano… para los que desesperados buscan tanto, encontrando tan poco que tocan el fondo y encuentran la nada, la trama, el sin fondo…

Para nuestros Veteranos Puertorros que a fuerza de valor, coraje y pitorro enfrentaron a un mundo ajeno, lejano y sordo… y hoy duelen, duelen, duelen y quieren , quieren, quieren, a su Borinquén, querube y mentes… aunque sean los remanentes de lo que de ellos desciende.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s