Violencia y VIH

El contagio del virus de inmunodeficiencia adquirida, o VIH, se ha relacionado en muchas ocasiones con la violencia. El estigma, agresiones domésticas, violaciones y la falta de comunicación en la pareja, son solo ejemplos que han dado paso a la infección de mucha gente. Por otro lado la falta de opciones que tienen algunas personas para atender preocupaciones de salud, conseguir jeringuillas y herramientas de cirugía limpias también constituye actos de violencia institucional y colectiva que ayudan a propagar este virus.  

A nivel global, la falta de acceso a información sobre el VIH y las dificultades para obtener energía y agua limpia en áreas rurales llevan al contagio. En algunas culturas el sexo forzado es común y conlleva a que la seguridad de la pareja sea puesta en juego, dando paso al desgarramiento de tejido que aumenta la probabilidad de contagio. Estas situaciones son solo algunas de las violentas que le roban a la población el poder para ejercer el control sobre su cuerpo y evitar el contagio del VIH. 

Puerto Rico no es la excepción. De las poblaciones más contagiadas están las mujeres que solo tienen sexo en unión consensual-heterosexual sin protección. Las estadísticas de violencia doméstica en el país son rampantes. Vemos como hay muchas mujeres que son arrebatadas de la oportunidad de tomar control sobre su sexualidad. Elegir usar condón o  negarse a tener sexo son actos de valentía ante el temor de que una pareja reaccione de manera negativa. Existe un tipo de violencia relacionada al estigma y al abuso de poder que impiden la comunicación clara de los gustos, intereses y deseos de cada persona, resultando en infecciones.      

Recientemente se recalcó la importancia de hablar abiertamente y más allá de orientaciones individuales de prevención sobre el VIH y la violencia de género por las dificultades al intentar introducir el uso de condón en Liberia, Zimbawe y Ghana. 
Los Estadounidenses  lanzaron un estudio relacionado y encontraron que hay un número alarmante de mujeres viviendo con el VIH que han reportado situaciones de violencia. Actualmente hay instituciones que trabajan para sanar las heridas de violencia que han resultado en infecciones y traumas y en promover la independencia económica. En casa podemos evaluar si la forma en la que llevamos nuestras relaciones nos ponen en riesgo, buscar maneras de reducirlos y promover una sexualidad saludable en nuestras familias.

La violencia cruza al VIH cada vez que juzgamos a quien vive con VIH, cada vez que pasamos información incorrecta, cada vez que nos da miedo hacernos la prueba por egoísmo y cada vez que le privamos de tratamiento temprano a una madre embarazada. Sí es deber de cada cual informarse y protegerse, que también sea deber de todos y todas luchar contra los estigmas, las prácticas culturales machistas y la trata humana. Exhorto a que se unan en pro de los derechos humanos para garantizar salubridad a nuestras comunidades y combatir la violencia teniendo el valor de incorporar prácticas de amor, respeto y responsabilidad social en nuestras relaciones. 

 

Image

One thought on “Violencia y VIH

  1. Pingback: Violencia y VIH

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s