Ser mujer en Puerto Rico es superar la crisis,

es aguantar las lagrimas frente a los hijos,

es venderle el alma a ASUME,

ser mujer en Puerto Rico es sonreír y usar faldita y permitir que te entren la pinguita chiquitita de vez en cuando,

es fingir orgasmos,

es purificarte el alma ante tanto cuerno,

 

soportar el empeño de los que te quieren pisotear porque tienen pene,

es criar nenes que te sacaran los ojos,

es criar hijos sin instrucciones y na tu modo.

 

Ser mujer en Puertorro es sobrepasar las vicisitudes de no poder terminar de estudiar o tener titulo sin paga,

ser objeto sexual que caga construcciones insólitas con cuerpos voluptuosos y vertiginosos,

ser mujer en puerto rico es esconder la panza, hacerte la pendeja, poner cara de mansa, inferir a cerca de nada en la casa porque si no te acribillan con su lanza a la hora de dormir,

ser mujer aquí es sinónimo de fingir que una esta completa y contenta con su macharran, con su galán de novela, el que no te suelta ni en las cuestas y desde la esquina te vela,

ser mujer en mi país es parir al marido, criar a los hijos de otra, en la calle ser decente y en la cama potra,

ser mujer en mi isla es no tener arma de fuego aunque tu marido se merece tres tiros en el bicho por pendejo,

ser mujer en esta isla decrepita es volver a vomitar la liberación femenina en cada esquina,

abrir las patas de par en par para aguantar el que dirán, la indiferencia y las inferencias a cerca de lo que harás o dejaras de hacer en la cama, dilema si mama o no mama,

ser mujer aquí es cómele los dulces a los hombres, es acostar a los hijos a tiempo, lavar la ropa de la semana, levantar a la familia cuando se desbarata  comprar mercancías buenas, bonitas y baratas, fajarse mas de la cuenta para que le hagan cuenta, caso, favores, para que le curen escaseases, rencores y dolores, para que le soporten cuernos, líos y llantos, ser mujer aquí conlleva tanto,

si me dejo,

se convierte en un trabajo, sin paga, con carga malintencionada y arrastrada de un pasado lleno de rancia ignorancia, poco análisis y demasiada comodidad macharrana.

Ser mujer requiere amanecer despierta antes que llegue la ma~nana, antes que saquen la macana, antes que la vida te agarre sin ganas. Ser mujer en este país te puede sacar canas.